Semana 20: diagnóstico reposo - Julieta Piñeres

Mis 20 semanas se cumplían al tiempo con una cita médica. Estaba muy tranquila y con muchas ganas de ver a mi bebé en la ecografía… Había pasado unos días de viaje y retomado el ejercicio después de pasar las 12 semanas. No tenía ningún síntoma fuerte y hasta había conversado con una amiga que me recomendó comer algo de dulce antes de la ecografía, para que OLIVIA se moviera y pudiéramos ver su cara. Muy contenta me comía un cereal azucarado hasta que esperaba mi turno.

La citas como siempre, en mi caso, inician con una charla amble de cómo me he sentido y que viene en las próximas semanas. De los cuidados y atenciones que debo tener. Luego, paso a ponerme la bata y a acostarme en una de esas camas ginecológicas (o sillas, por lo incomodas uno no sabe). El ambiente muy alegre hasta que el Doctor inicia con la ecografía transvaginal en la que  mide el cuello uterino por un antecedente clínico que tengo desde antes del embarazo. En cuestión de segundos su cara, expresión y tono cambian. No le gusta nada lo que ve. Mi cuello uterino se ha abierto o dilatado y era necesario realizar una cirugía de emergencia llamada cerclaje. Si las cosas salían bien, después debía permanecer en reposo para poder continuar con el embarazo las semanas que restaban. Tenía mucho miedo y fue todo tan rápido e inesperado para mi que no entendía. La cirugía salió bien, gracias a Dios y a mi dedicado Doctor Quijano. Mi diagnostico: incompetencia cervical. Mi tratamiento: REPOSO ABSOLUTO.

De vuelta en casa y con la advertencia de permanecer siempre en cama en especial los primeros 15 días después de la cirugía, empecé  a enterarme sobre los miles de casos como el  mío y la cantidad de mujeres que habían pasado su embarazo de esta misma manera. Aprendí  varias cosas que me gustaría compartir con ustedes en esos primeros días difíciles.

Reposo – hay de dos tipos y muchas discusiones: 

–       Reposo Absoluto: Consiste en estar desde todo el día en la cama hasta unas contadas caminadas al baño o por la habitación.

–       Reposo Parcial: Limita la movilidad pero no la elimina. Es decir, aumentan las horas de descanso, prohíben levantar peso, nada de ejercicio y bajarle al estrés.

–       El reposo puede ir desde dos días hasta  meses dependiendo la complicación del embarazo. Solo un especialista puede determinar cual es la que más  conviene en cada situación.

–       Existen revistas médicas y opiniones que están en contra del reposo  absoluto y piden acabar con él, por las complicaciones que trae el estar tanto tiempo en cama. Sin embargo, algunos especialistas aún confían en su beneficios en algunos casos.

Tuve mucha suerte:

–       Muchas mujeres que tienen mi misma condición en el embarazo tienen abortos involuntarios porque no son diagnosticadas a tiempo. Al no tener síntomas en algunos casos y no presentar anomalías determinantes en los chequeos anteriores no se sospecha que tenga incompetencia cervical. Llegué  justo a tiempo, por suerte, a salvar la vida que venía en camino.

Tener cuidado con: 

–       El estado anímico: Cuidar el estado anímico es muy importante durante este período de tiempo. Muchas mujeres al abandonar sus actividades diarias en casa o profesionales y no poder cuidar de sus otros hijos o pareja entran en episodios de depresión.

–       La alimentación: La alimentación debe ser la adecuada para asegurar el peso correcto de la mamá y el bebé en camino. Algunos casos de reposo son asociados con recién nacidos bajos de peso.

–       Las Infecciones: Las infecciones pueden poner en riesgo el cerclaje y producir trabajo de parto antes de tiempo. Los exámenes constantes para identificarlas y controlarlas son fundamentales.

–       Otras complicaciones: estreñimiento, descompensación cardiovascular, trombos, fatiga y mareos.

En esos primeros días estuve siempre agradecida con la vida por dejarme continuar con el embarazo sin importar la situación. Los exámenes de las infecciones dieron positivos y tuve que seguir otros tratamientos. Nada parecía a mi favor, en especial el tiempo restante que era la mitad del embarazo. Decidí tomar el día a día con calma, soñar con mi bebé, confiar en mi Doctor y tener fe de que todo iba a salir bien.

Para terminar esta primera parte, en la web hay mucha información y foros sobre el REPOSO a los que me volví adicta unos días y luego abandoné por salud mental. No me canso de repetir que cada cuerpo y embarazo son diferentes y deben ser tratados así. Consulten cada cosa con su especialista y hagan todas las preguntas necesarias. La próxima semana vuelvo a contarles como organicé mi tiempo y me he mantenido ocupada estos meses en casa. Un beso grande para todos y gracias por leer.

Comments are closed.